Etiqueta: consejos

Escribiendo un libro: Recetas y aventuras

¡Pobres, pobres libros de aventuras!

 

¿Te das cuenta de que ya nadie escribe libros de aventuras?

No, no me he expresado bien. No digo “sagas”, digo “libros”, obras que se empiezan, se terminan y ya está. Una aventura, un libro. Sin “continuará”. Sin “orden de lectura”. La culpa de todo, como ya sabemos, la tiene Tolkien por escribir un libro tan grueso que se publicó en tres tomos y dio origen a las famosas trilogías.

¡Escuchadme, escritores noveles que no empezáis a escribir relatos, ni siquiera novelas cortas! ¡Escuchadme, todos aquellos que os sentáis a escribir una maldita y puñetera trilogía!

¡Las trilogías no existen! ¡Son los editores quienes separan los libros en volúmenes publicables!

De acuerdo, esto no es del todo correcto, pero la intención está clara, ¿verdad?

diario-trilogy

 

Mi diario: la trilogía… ¿Que no? Al tiempo.

(más…)

Si no puedes resumirlo, no lo escribas.

En una ocasión le pidieron a Neil Gaiman que resumiera su obra The Sandman en una sola frase.

“Imposible”, pensé yo. “Una obra tan compleja no puede resumirse”. Pero él sí supo hacerlo, y dijo (más o menos):

El Señor de los Sueños aprende que llega un momento en el que se debe cambiar o morir, y toma una decisión.

endless4ak8

Sandman y su familia, versión cabezona

(más…)

Escribiendo un libro: Usa la cabeza, no el corazón

Hablando en líneas generales, las personas somos idiotas.

Sí, Eduardo, chaval, tú también.

(este soy yo, hablandome a mí mismo)

Piensas con el órgano equivocado, y no me refiero al tòpico fácil que dice que los hombres tienen el cerebro en un lugar poco apropiado. Me refiero a que tú, como la mayoría de las personas, piensas con el corazón y no con la cabeza. Y como el corazón está diseñado para sentir y no para pensar, el resultado es que actúas como un idiota.

heart_vs_brain

Gane quien gane, tú pierdes.

(más…)

Escribiendo un libro: Las escenas cotidianas (2)

Piensa en grande, actúa en pequeño

Piensa en las grandes sagas, en los libros que cuentan con detalle la vida de un personaje, o simplemente en aquellos textos que, al terminarlos, te han dejado un vacío en el estómago porque sentías que estabas perdiendo a un amigo.

Los grandes libros cuentan con grandes personajes, eso ya lo sabemos, pero ¿qué es lo que hace que sintamos cariño por un hombre de papel? ¿Cómo podemos enamorarnos de una mujer que no existe más allá de las páginas de un libro? El secreto, como ocurre en tantas ocasiones, está en los detalles.

Y en la salsa. El secreto está en los detalles y en la salsa.

(más…)

Escribiendo un libro: Las escenas cotidianas (1)

He hablado en alguna ocasión de los detalles de los personajes, ya sabes, esos pequeños destellos que dan fondo a una personalidad, que marcan la diferencia entre un protagonista y un personaje secundario.

Me refiero a la adicción de Sherlock Holmes a la cocaína o a su descarada ignorancia sobre las bases de la astronomía, o a la pasión con la que Hermione Granger defiende a los elfos domésticos.

Los secundarios son como el aliño de un buen plato: de ellos depende que la receta funcione o que los comensales pierdan repentinamente el apetito.

(más…)

Página siguiente » « Página anterior