EL TREN DE LAS TRES TREINTA

Una vez leí u oí, no recuerdo dónde, que los suicidas en realidad no quieren morir, lo que quieren es cambiar su vida, pero no saben cómo conseguirlo.

Y es que, cuando estamos deprimidos o tenemos una depresión, somos incapaces de ver más allá de la agonía en la que estamos sumidos, nos falla la perspectiva temporal, el maldito presente se nos hace permanente, una prisión de la que no nos es posible escapar, y el futuro, la tierra prometida, la salvación, nos parece por completo inalcanzable. Sentimos que no hay nada que hacer.

Pero, como dice el refranero español, “No hay mal que cien años dure”. Nada es para siempre, todo puede cambiar en cualquier momento, con nuestra ayuda o sin ella.

A veces, como le ocurre al protagonista de este relato –un hombre en plena crisis de la mediana edad que no ve otra solución a su problema que quitarse de en medio–, basta con sentarnos en un lugar apacible y permitir que nuestra imaginación vuele más allá de los límites de nuestra agonía.

A veces con solo esto basta.

No hay nada como un banco en el lugar adecuado para inspirarse. Cuando era pequeña y oía a la gente hablar sobre ladrones de bancos, tenía otra idea en la cabeza…

Espero que os guste el relato.

 

EL TREN DE LAS TRES TREINTA

(más…)

“Los que se marchan de Omelas” por Ursula K. Le Guin

Voy a comentar un relato.

Sí, las reseñas se suelen hacer de libros y no de relatos pero, en fin, a veces un texto hace saltar las alarmas dentro de tu cabeza, y hay que hacerlas caso. Algo así me ha sucedido con este relato de Ursula K. Le Guin: lo leí, hablé de él y, según pasan los días, me parece más y más interesante.

Voy a comentar el relato, así que habrá spoilers. No obstante, lo que importa de este relato no es un sorprendente giro argumental ni nada parecido, así que no pasa nada si me lees primero a mí y luego  el relato. Pero quedas avisado.

Una escritora siempre me gusta más cuando tiene un gato entre sus brazos. 

 

 

“LOS QUE SE MARCHAN DE OMELAS” de Ursula K. Le Guin (1973)
O “cómo dar una patada en el culo a todo un sistema de valores sin que te des cuenta”

(más…)

Moscú-Petushkí, un viaje inolvidable

Moscú-Petushkí o Moscú al final de la línea es un clásico de la Literatura Universal poco conocido en nuestro país. Escrito por Venedikt Eroféiev entre 1969 y 1970, oficialmente vio la luz por vez primera en Israel en 1973. En Rusia, su país de origen, no pudo ser publicado hasta 1989, porque la obra contiene, entre otras gracias, una crítica a la política y la sociedad del país de entonces. Esto no quiere decir que sea un panfleto anticomunista: en sus páginas también el capitalismo es criticado con saña.

Imagen del autor, Venedikt Eroféiev. Con semejante mirada, solo se puede escribir bien o muy bien

La novela, o poema, como la denomina el autor pese a estar escrita en prosa, recoge un viaje imposible en tren del propio Eroféiev desde la estación Kursk de Moscú a la de Petushkí, un villorrio industrial, paradisíaco a ojos del protagonista, situado a menos de doscientos kilómetros de la capital rusa, al que Eroféiev va a reunirse con su amada y a visitar a su hijo. Un argumento así, tan simple como este, puede resultar poco atractivo. De hecho, en la realidad, el autor recorría dicho trayecto en tren con una cierta frecuencia. Es decir, no hay en él nada de extraordinario. Lo que lo transforma en una historia interesante es que Eroféiev hace el recorrido en un estado de completa embriaguez, o más correctamente, en medio de un zapoy.

(más…)

Papá Goriot; retrato fundamental del ser humano

Papá Goriot,

Honoré de Balzac

 

Ante todo, esta reseña, la primera de todas ellas que termino y publico, está marcada por la necesidad de enseñar al lector que, como ser humano, la historia de su presente y muy probablemente la de su futuro ya ha sido descrita, vivida y fallada en incontables ocasiones. Hay demasiados textos de los que extraer esta certeza —la cultura es, en exclusiva, la única fuente fiable para extraerla—, pero hay pocos de estos textos que yo haya leído y que la expongan con la crudeza que le otorga el contexto histórico, social y personal en el que se maquina y redacta esta narración. Tomen, eso sí, todo lo que de aquí se deduzca como lo que es: un conjunto de sensaciones razonadas de lo que Balzac escribió en Papá Goriot y de las intenciones que de ello puedan resultar. Por supuesto, el estudio no es intensivo ni pretende serlo, más bien consta de un par de pinceladas causadas por la impresión de haber releído en varias ocasiones una novela/ensayo que me marcó de forma significativa. Advertir al lector, aunque me haya tomado el trabajo de describir sólo lo necesario, de que se descubren detalles que pudieran considerarse destripes; al fin y al cabo esto es una reseña.

(Gustave Caillebotte, Rainy day, 1877)

 

(más…)

MENTIRAS

Este relato lo escribí para presentarlo a un concurso de tema libre. Quería centrarlo en una práctica muy fea en la que todos nos involucramos algunas veces de una manera u otra: mentir. Cuando lo estaba preparando, vi una charla de TED sobre los suicidas que se tiran desde el Golden Gate a la bahía de San Francisco que me pareció muy interesante y me hizo preguntarme qué le tiene que pasar a alguien por la cabeza, o cuáles han de ser sus circunstancias, para tomar la decisión de matarse de semejante manera. Una posible respuesta quedó plasmada en mi relato.

“El puente hacia su jubilación” tiene más de una lectura.

 

Cuando uno se pone a escribir, el resultado depende mucho del propio estado de ánimo. Y no recuerdo qué ocurrió esa semana en mi vida, pero un relato que, en teoría, tendría que haber sido dramático, me salió lleno de ironía y humor negro. Como es un poco largo, en vez de copiarlo entero en esta entrada lo he adjuntado como un archivo independiente. Espero que lo disfrutes. Para poder leerlo, haz click en el enlace:


MENTIRAS


 

Página siguiente »