Etiqueta: reseñas

Mitos nórdicos: La redacción de un maestro cuentista

Hace unas semanas pasé por mi librería habitual (Castilla Cómic; siempre me tratan muy bien, así que les voy a hacer un poco de publicidad), y me encontré con un nuevo libro de Neil Gaiman. Ésta es la cubierta:

¡Neil Gaiman, el maestro de los relatos, el sultán de los cuentos, el paladín de las historias que caben en pocas páginas!

¡Escribiendo un libro sobre mitos nórdicos! ¡Por Odín!

(más…)

Shinigami, una reseña complicada y mal escrita

Pocas veces me ha costado tanto escribir mi opinión sobre un libro, porque pocas veces un libro me ha producido sensaciones tan diferentes.

Y es que Shinigami me ha parecido un libro muy pobre en algunos aspectos, pero bastante bueno en otros. “¿Me lo recomiendas?”, te preguntarás. Pues mira, depende. Voy a intentar equilibrar la balanza y escribir una impresión rápida, a ver qué pasa.

Terry opina que soy un lentorro.

(más…)

Comprando un regalo que me encontré en la calle

Hace unos días, mientras me dirigía a mi coche, un chico que arrastraba una maleta con ruedas me paró por la calle y me dijo una frase que no entendí. Estaba dándome la vuelta para marcharme cuando vi que en su mano tenía un libro. “Soy el ilustrador”, me dijo.

Decidí dedicarle toda mi atención.

Terry ya le ha dado el primer bocado (literal) al libro, y parece que le gusta.

(más…)

El pájaro que vive dentro de nosotros

Corría el año 1973. Fue un buen año, en el que nacieron muchas personas interesantes. 

El 23 de octubre, en Estados Unidos, se estrenó una película inusual: Estaba protagonizada únicamente por gaviotas. ¿Y por qué la menciono aquí? Porque estaba basada en un libro del que merece la pena hablar. Pero ojo, que la crítica no siempre es buena.

Portada de la edición que leí varias veces cuando era pequeño. Creo que era esa, pero no lo sé seguro. Mataría por encontrarla.

(más…)

Caperucita Roja y el spray de pimienta

En La Voz de Galicia han publicado un artículo sobre cuentos populares que te va a encantar. Ya sabes que las versiones de los cuentos que conocemos, por lo general, están adulteradas o, mejor dicho, infantilizadas para que puedan ser degustadas por los niños, a los que tratamos como si fueran frágiles y de mente débil.

Yo voy a pasar de largo por el sangriento final de Cenicienta, cuyas hermanastras se mutilaron los pies para que entraran en el dichoso zapato, y que finalmente fueron cegadas a base de picotazos de pájaros por portarse mal.

Olvidaré la violación de La Bella Durmiente (en la versión de Basile), donde quedó embarazada de un príncipe poco escrupuloso que, como ya nos tiene acostumbrados la realeza, no sabía tener la cremallera del pantalón cerrada y aprovechó que dormía para abusar de ella (la muchacha tiene dos bebés y uno, al mamar de su dedo, extrae el veneno y despierta a la madre… pero ahí no termina el cuento).

Ignoraré la crudeza del cuento de Hansel y Gretel que, no nos olvidemos, son abandonados por sus padres para que mueran de hambre en el bosque. Eso sí es maltrato infantil, señor Losantos. Pero este cuento no ha cambiado mucho y, al fin y al cabo, que los niños abandonen un hogar pobre lo llamamos “ser aventureros“…

(más…)

Página siguiente »