Categoría: Alrededor del libro

Nos expandimos. Como el Universo, pero sin astrofísica.

El blog va a dar un pequeño cambio de rumbo.  Yo lo aviso antes de hacerlo, que luego todo son quejas: Que si no me sujeté a la manilla de la puerta, que si te has saltado el desvío… En fin, ese tipo de cosas.

El blog va a convertirse en un espacio plural. Es decir, que vamos a escribir en él varias personas. Seguiremos centrándonos en noticias sobre literatura, reseñas de libros, relatos propios y ese tipo de cuestiones.

Y ahora, para justificar el título de esta entrada, te dejo con un chiste malo:

-Tienes razón, es un chiste horrible. Pero este cambio, ¿a qué se debe?

-A que conozco personas que escriben relatos y leen libros realmente interesantes, y estoy intentando convencerlas para que compartan las reseñas y los relatos correspondientes. En el futuro raptaré a sus primogénitos, rascaré las ventanas de sus habitaciones desde fuera mientras floto en el aire, y quizá haga algún trato con sus almas. Pero eso es el futuro. De momento, me contento con conseguir que escriban aquí.

Si te suscribiste al blog y no te interesa seguir leyéndolo, recuerda que puedes darte de baja en cualquier momento. Pero danos una oportunidad, que somos gente maja y agradable.

O eso dicen.

Muchas gracias.

La plantilla al completo te saluda. Yo soy tres de ellos al mismo tiempo. 

 

Algunas personas extraordinarias

Sabrina González, veintipocos años, calificada como “la nueva Einstein” por una prensa que ya no diferencia el color amarillo del resto, no usa las redes sociales, no bebe, no fuma y tener pareja no es algo que le quite el sueño. Pobre, pobre Sabrina, qué vida tan triste lleva.

Nos encantan los mediocres. Nos gusta la normalidad, la tranquilidad de saber que nadie es mejor que nosotros, que estamos en la media, que somos del montón, quizá un poco más listos que los demás, pero no demasiado.

mediocre.

Del lat. mediocris.

1. adj. De calidad media.

2. adj. De poco mérito, tirando a malo.

Ya sabes, en la media.

Kilian Jornet es un deportista que, entre otras cosas, creció sin jugar al fútbol ni ver la televisión. Él prefería correr. En su libro “Correr o morir“, conocemos a una persona entregada a las carreras y a las montañas. No tuvo una infancia al uso, se pasó la adolescencia corriendo y no hace las cosas como Dios manda, así que casi seguro estará desaprovechando su vida. Pobre, pobre Kilian, la de cosas que se está perdiendo.

“Pues vaya vida lleva”. “Eso no puede ser sano”. “No sabe lo que se está perdiendo”

Cada vez que escucho una frase similar me da la risa. ¿Quienes ponen esos “peros”? ¿Quienes ven mal a aquellos que destacan? Tú lo has dicho: los que no pueden imitarlos, los que no destacan en nada. Los incapaces.

Aquellos que gobiernan el mundo con nuestros votos. La democracia es lo que tiene.

(más…)

El magnetismo de los libros

Conocí a mi pareja en un antro oscuro de música altísima y bebidas de dudosa calidad. Entre copa y copa, aquella chica de mechón rubio y botas militares, que había querido conocer por el simple placer del juego, me preguntó por mis escritores favoritos.

-No sabría decirte -respondí-. Imagino que, no sé, Stephen King, o…

Ella me miró como si yo fuera un cretino, fijamente, hasta que guardé silencio y tragué saliva.

-¿En serio? -dijo-. Pensé que me dirías un clásico. Quevedo, por ejemplo. Incluso te das un aire.

En ese momento me enamoré. Tardé varias horas en darme cuenta de que Quevedo no era un modelo de hermosura, pero ¿qué puedo decir? Siempre me han fascinado las chicas con grandes bibliotecas.

El sueño de mi vida: Tener una biblioteca como ésa. La chica no sé quién es, pero su libro favorito es de Truman Capote. O eso dicen.

(más…)

Comprando un regalo que me encontré en la calle

Hace unos días, mientras me dirigía a mi coche, un chico que arrastraba una maleta con ruedas me paró por la calle y me dijo una frase que no entendí. Estaba dándome la vuelta para marcharme cuando vi que en su mano tenía un libro. “Soy el ilustrador”, me dijo.

Decidí dedicarle toda mi atención.

Terry ya le ha dado el primer bocado (literal) al libro, y parece que le gusta.

(más…)

Matar a un rey no es tan malo

Según la RAE, un regicidio es

1. m. Muerte violenta dada al rey o a la reina.

“Regicidio” está formado por la palabra rex, regis, que significa “rey”, y “cidio”, que significa “se va a armar un cidio como se nos muera el Rey”, hablando mal y pronto, porque ya se sabe que, si no hay rey, se acaba el mundo.

O eso sucedía en la antigüedad, cuando los reyes eran personajes importantes, que pintaban algo en la sociedad y cuyas acciones podían llevar rápidamente al reino al caos o, por el contrario, llevarlo al caos pero poco a poco.

(más…)

Página siguiente »