Literatura de cine por si me muero

Cuando uno se muere, de forma comprensible, aunque no deseable, suele perder el interés por la literatura. Esto supone que, muchas veces, sus amigos y familiares no se complican y recurren a la biblia para dedicarle una despedida estándar porque total, el finado no se va a enterar, o al menos (si todo va bien) no se va a quejar.

Pero a veces el difunto tiene amigos creativos, con sentido del humor o aficionados a las buenas palabras, y esas personas consiguen que tu segunda vida, la de los recuerdos, la que continúa mientras los ecos de tus actos resuenan en el mundo, sea mucho más larga y fructífera.

Esto pasa mucho en el cine, así que he rescatado tres poemas y una canción que están relacionados con los funerales o con la muerte de alguien. Ya verás cómo alguno te suena. Y con el último vídeo te vas a reír, aunque ya lo hayas visto.

Al lío.

.

Una de las poesías más habituales que puedes escuchar en un funeral es el Blues del funeral, de W.H.Auden. Así escrito no te dirá nada, vale, pero si te pongo esta escena:

pues ya te suena un poco más, ¿verdad? Creo que toda una generación ha visto y se ha reído con 4 bodas y un funeral (con otras escenas, espero) y, si no lo ha hecho, pues muy mal.

Como todos los poemas pierde mucho con la traducción, pero eso es inevitable. Aquí puedes leer una buena traducción y el poema original que, por cierto, se publicó en 1938. Hace cuatro días, como quien dice.

.

Y puestos a recordar películas en las que actúa Hugh Grant, recordemos a su Lord Byron de Remando al Viento, y el poema de Percy B. Shelley que se lee durante el funeral de este último.

El poema de Shelley se lee en el minuto 2:50, pero si ves el vídeo completo, ojo, que es el final de la película y hay gente que lleva muy mal los spoiler, aunque se trate de historias conocidas.

No despiertes a la serpiente, mientras no sepa el camino a seguir;
Déjala arrastrarse mientras duerme
entre las altas hierbas del prado
Ni una abeja debe oír su deslizar,
ni una mosca alzar el vuelo
al sentir agitarse la flor en que reposa
Ni ha de brillar la luz mientras resbala
Entre la hierba con silencioso impulso

Esta película es con diferencia la mejor película romántica que puedes ver. No hablo de “amor romántico”, sino de amor en el romanticismo. Mary Shelley, autora de Frankenstein o el moderno Prometeo, llevó envuelto en seda el corazón de su marido, rescatado de la pira en la que ardía con un fuego azul, durante el resto de su vida.

Eso es romanticismo. La próxima vez que alguien te diga que “es muy romántico” porque te ha dedicado una playlist en Spotify titulada “TQM”, le pegas con un libro en la cabeza. Edición en tapa dura, por favor.

.

Vamos con otro caso. Hace unos años murió uno de los mejores escritores de su generación y de muchas otras: Sir Terry Pratchett, de quien no puedo decir nada que no se haya dicho ya.

Mucha gente le dedicó palabras muy hermosas. Neil Gaiman, gran amigo suyo, dijo algo así como “Terry Pratchett no era de los que entraba dócilmente en esa buena noche…”.

Estaba haciendo una alusión a un poema de Dylan Thomas, aquí traducido muy bien por Andrés Catalán. Te sonará porque lo citan en Interestellar, una maravillosa película de Christopher Nolan. Aquí verás un fragmento a partir del minuto 3:00 con la voz de Michael Caine. Pone los pelos de punta, te lo advierto.

No entres dócilmente en esa buena noche,
la vejez debe arder y delirar al acabar el día;
rabia, rabia ante la muerte de la luz.

Aunque el sabio sepa al llegar su fin que es justa la tiniebla,
porque sus palabras no desataron el relámpago, él
no entra dócilmente en esa buena noche. 

Los hombres de bien, en la última ola, que se lamentan
del brillo con que pudo danzar su frágil gesta en una verde bahía,
rabian, rabian ante la muerte de la luz.

Los locos que atraparon al vuelo al sol y lo cantaron,
y descubren, ya tarde, que solo lo lloraron a su paso,
no entran dócilmente en esa buena noche.

Los hombres graves, moribundos, que ven con vista ciega
que el ojo ciego puede arder cual meteoro y ser dichoso,
rabian, rabian ante la muerte de la luz.

Y tú, padre mío, allí en esa triste altura,
maldice, bendíceme ahora con tus lágrimas feroces, te lo ruego.
No entres dócilmente en esa buena noche,
rabia, rabia ante la muerte de la luz.

.

Voy a terminar con una canción.

Si te pregunto que si has visto la película “La Vida de Brian”, ¿qué me respondes?

Quizá ya sepas por dónde van los tiros… Al final de esa película se canta una de las canciones más icónicas del cine mientras los personajes ven cómo su final se acerca inexorablemente, ya que todos los que podían salvarlos… pues… en fin… En vez de salvarlos, hacen cosas raras.

La escena de la canción es esta:

Hay cosas malas en la vida
Que pueden volverte realmente loco
Otras solo te hacen jurar y maldecir
Cuando muerdas en hueso a la vida
No refunfuñes, sólo silba
Y eso ayudará a que las cosas mejoren
Y…Siempre mira el lado positivo de la vida…
… Siempre mira el lado luminoso de la vida…
Si la vida parece una bonita mierda
Es que has olvidado algo
Reír, sonreír y bailar y cantar
Cuando estés deprimido
No seas idiota
Junta tus labios y silba – eso es.
Y… Siempre mira el lado positivo de la vida…
… Siempre mira el lado luminoso de la vida…
Porque la vida es bastante absurda
Y la muerte es la última palabra
Enfréntate al telón con una reverencia
Olvida tus pecados – ofrece una sonrisa al público
Disfruta – a fin de cuentas es tu última oportunidad
Así que… mira siempre el lado positivo de la muerte
Antes de exhalar tu último aliento
La vida es un trozo de mierda
Cuando te paras a pensarlo
La vida es una risa y la muerte una broma, es cierto
Verás como todo es una farsa
Hazlos reír mientras te vas
Recuerda que la última risa será por ti
Y Siempre mira el lado positivo de la vida…
Siempre mira el lado bueno de la vida…
(¡Vamos, chicos, arriba ese ánimo!)
Siempre mira el lado positivo de la vida…
Siempre mira el lado positivo de la vida…
(Cosas peores ocurren en el mar, ¿sabes?)
Siempre mira el lado positivo de la vida…
(Mira – ¿Qué tienes que perder?)
(¿Sabes?, vienes de la nada – vuelves a la nada. ¿Qué has perdido?  ¡Nada!)
Siempre mira el lado positivo de la vida…

Y ahora vamos con el funeral.

En 1989 falleció Graham Chapman, uno de los miembros de los Monty Phyton y protagonista de la película que hemos comentado. Sus compañeros y amigos, durante su funeral, nos dejaron uno de los momentos más emotivos y divertidos que se recuerda en un momento tan delicado, convirtiendo con su genialidad el dolor en un gran recuerdo, demostrando que algo serio no tiene por qué ser aburrido, y dejando claro que, sin lugar a dudas, siempre debes despedirte con una reverencia y haciendo reír al público.

.

.

Te estarás preguntando qué es lo que te gustaría que leyera la gente en tu funeral, ¿verdad? Cuenta, cuenta, que si es interesante lo publicaré en otra ocasión. Pero te advierto que no es fácil elegir.

Yo aún no lo sé. Pero creo que recurriré de nuevo a Terry Pratchett, y a las
palabras que la Muerte le dice al Creador para justificar su existencia:

Señor, sabemos que no hay otro orden, sólo aquel que creamos. No hay más
esperanza que nosotros. No hay más piedad que nosotros. No hay justicia. Sólo
nosotros.

Todas las cosas que son, son nuestras. Pero tienen que importarnos. Porque, si
no nos importa nada, no existimos. Y si nosotros no existimos, no queda más que
el olvido, el fin ciego, y hasta el olvido tiene que llegar a su fin algún día.

Señor, ¿me darás un poco de tiempo, sólo un poco? Por el equilibrio correcto de
las cosas. Para devolver lo que una vez fue entregado. Por los prisioneros y
por el vuelo de los pájaros.

Señor, ¿qué puede esperar la cosecha, sino importarle al segador?

.

Y como me quedo con ganas de más, por si no has visto suficientes vídeos, te dejo con (a día de hoy) la canción que me gustaría que sonara en mi funeral. Pienso vivir muchos años, así que espero que tus bisnietos tengan buena voz.

No he encontrado una traducción decente, pero con todos ustedes…

We are all born free but forever live in chains
And we battle to exist and soldier on
We’ll take whatever comes to be while keeping hopeful melody
And we’ll cruise through the darkness until the warmth of dawn
So row row you bastards you never can tell
Through water like glass above a briney hell
So row and a-hollar come give her all you can
Or the sea she will best us, we’ll never see the land
We carry on the burden and we hide our grimace well
For the day will come for us to mutiny
But as long as we survive our hope and pride they cant deprive
And we’ll carry on our melody to sing in harmony
So row row you bastards you never can tell
Over water like glass above a briney hell
So row and a-hollar come give her all you can
Or the sea she will best us, we’ll never see the land
So row row ye bastards you never can tell
The ocean a tempest or the land a stormy hell
So row and a-hollar till bloody oar in hand
Or the sea she will best us, we’ll never see the land
We are wracked from the hardships
Exhausted by the years we can still escape this barren misery
But even with our shackled wrists we can fight our way through this
And we’ll power all aboard the ship to total liberty
So row row ye bastards you never can tell
The ocean a tempest or the land a stormy hell
So row a little harder till bloody oar in hand
Or the sea she will best us, we’ll never see the land

4 comments on Literatura de cine por si me muero

    1. ¡Muchas gracias!

      Todos tenemos una canción o un texto que queremos que suene cuando nos quedemos fríos, pero si lo dejamos para el final y no se lo decimos a nadie, luego nos leen cualquier cosa y así no hay quien disfrute de la vida eterna. XD

    1. ¡Gracias a ti por leernos!

      No tengo previsto morirme en breve, tengo muchos libros por leer y muchas historias que contar. Luego, ya, si eso. 😀

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.