Tres en raya de literatura fantástica. Espacio libre de orcos. Pero con hadas. Y gatos.

Por mucho que me encanten las novelas típicas tópicas de fantasía épica, hoy vamos a hablar de tres que se alejan bastante de los lugares comunes.

¡Al lío!

Número 1: Vencer al dragón

» El libro que me convirtió en escritor de fantasía

Brandon Sanderson

Para mi, el libro con la nota en portada mas vendemotos de la historia

Vale, voy a dejar al señor Sanderson para otra entrada, que si no se nos hacen las mil. Vencer el dragón es una novela de fantasía escrita por Barbara Hamby y publicada en 1985. Hace no mucho ha sido reeditada con una portada acojonante, tal y como os he puesto un poco más arriba.

Pronto nos encontramos un príncipe, una maga, un guerrero, un dragón y lo que parece un compendio de tópicos

Alrededor de una hoguera se sientan cuatro estereotipos universales de la literatura fantástica. Solo echo en falta el elfo arquero y el enano gruñón. Sin embargo el príncipe no es gran cosa, al warrior le van los libros (es medio miope), y la maga no lleva un vestido encorsetado porno. Ah, y el dragón resulta ser el mejor personaje del libro. Todo esto hoy en día no es novedoso, pero en los años 80 debió ser la bomba.

De los personajes citados, es la maga Jenny Waynwest la que acapara la atención. Una maga cuarentona, no muy agraciada, que está muy lejos de la omnipotencia. Es interesante ver los dilemas de Jen, pues reflejan el sacrificio que exige el poder y el éxito: o se dedica en cuerpo y alma a la hechicería (un camino duro y solitario), o escoge a su familia, y por ende, se despide lanzar bolonchos de fuego metamágicos. La búsqueda de la protagonista se puede comparar con la carrera de una ejecutiva agresiva, pero lo cierto es que su camino es mas profundo y espiritual que otra cosa.

El libro es bueno y la prosa es magnífica, pero su mayor virtud es, a su vez, su principal defecto. Es una obra revolucionara superada en la actualidad. Todos los tópicos que desmonta, su atrevimiento y su frescura son una novedad de ayer. Hoy en día hay gente que hace lo mismo, pero mejor. También decir que en ocasiones el libro se hace algo pesado y parte del clímax no es satisfactorio (el villano me pareció un meh). Aun así es una lectura muy recomendable. Uno puede llegar a ver con claridad por que esta obra ha influenciado a multitud de escritores.

Vencer al Dragón es una obra pionera, y como tal, merece todo ese reconocimiento. Además tiene un dragón que mola bastante. Lean, lean.

Número 2: La corte de los espejos

Ahí está Nicasia. Cuidado, que muerde.

La Corte de los Espejos es una novela de fantasía publicada en 2013. Su autora, Concepción Perea, opta a ser una de las voces femeninas más destacables de la fantasía española actual. Imparte cursos varios en Factoría de Autores y es antóloga de Cuentos desde el otro lado, una colección de relatos. Y como hasta ahí puedo decir, pasemos al libro.

En TerraLinde las hadas no creen en los humanos

¡Hadas! ¡Hadas a granel! Pero también duendes, ogros, cambiaformas, dríades, sátiros, ancestrales y toda una macedonia de bicherío variado que hará las delicias de los que están aburridos de toparse una y otra vez con orcos y sus derivados lácteos. En TerraLinde las fatas son caprichosas, malhumoradas, cínicas, crueles y egoístas; pero también honorables, soñadoras y valientes. Según se levanten ese día. En La Corte de los Espejos la perversión de los personajes es tal que no he logrado decidirme sobre si esto es bueno o malo. En principio lo segundo. Tanto folleteo acaba por cansarme, pero como las hadas son seres movidos por el deseo, compro pulpo. Pero lo compro con reticencias, ojito.

Hablando de los protagonistas, tenemos a Nicasia, una knocker steampunk del gremio de ingenieros, y Dujal, un phoka gatuno amante del riesgo y de tocar la moral al personal. Ambos llevan años enzarzados en un pulso en el que Marsias, un apacible sátiro dueño de un burdel, trata de mediar a su manera. La historia en la que se ven envueltos no queda muy bien definida hasta el asesinato de Manx, tutora de Dujal y compañera de armas de Marsias y Nicasia. En ese punto es cuando los protagonistas emprenderán una investigación que les llevará a recorrer medio mundo. No voy a nombrar localizaciones concretas para no soltar destripes, pero TerraLinde ofrece variedad, calidad y cantidad.

Changeling, el soponcio veraniego

El Rolf

Nada más empezar La Corte de los Espejos tuve muy claro que la autora había jugado a Changeling El Ensueño hasta el hastío, y por lo que he podido leer de ella, no me equivocaba ni una pizca. También estoy seguro de que los protagonistas han salido, de una manera u otra, de esas partidas de rol. Nicasia, Dujal y compañía tienen un trasfondo que huele a campaña rolera. El pasado de estos dos se entreteje con la trama del libro hasta formar un ovillo gargantuesco, eso sin contar que la mochila emocional que carga Nicasia, por momentos, llega a ser brutal.

El libro es magnífico, sí, pero hay cosas que no me han gustado. Para empezar el prólogo dura una vida (130 páginas, o más) y por mucho que en alguna reseña haya leído que funciona a las mil maravillas, no lo hace. Te obliga a hacer un salto de fe que a cierto tipos de lectores se les puede llegar a atragantar. Además, pasado el prólogo, la obra se estanca y no llega a arrancar hasta 300 páginas después. Algo parecido ocurre en el último tercio del libro. Por suerte el desenlace es satisfactorio.

Aunque luego está el tema de la magia

Vale, son hadas. No me molesta que hagan uso de poderes sobrenaturales a diario, pero en mas de una ocasión los protagonistas la han usado para resolver conflictos muy importantes de la historia. Demasiadas veces he visto como un personaje se han sacado de la manga un poder o aptitud que me ha hecho levantar una ceja. A la cabeza me viene el episodio de las hormigas explosivas o el del poder de la oscuridad (que nunca llegué a entender del todo). No pido sistemas rígidos en un mundo de hadas, pero sí algo de anticipación. Hay una ocasión en la que Nicasia usa un pequeño golem para algo MUY tocho y la autora tiene la picardía de anticiparnos dicho acontecimiento sin que nosotros, los lectores, lo veamos venir. Así si.

En definitiva, La Corte de los Espejos es un ejemplo extraordinario de que la literatura fantástica aún tiene mucho que ofrecer. La historia se aleja de los tópicos, y a pesar de que la trama principal no me llegó a enganchar hasta el punto de quitarme el sueño, fueron los personajes los que me llevaron de la mano hasta la última página del libro. Es una recomendación segura para cualquier amante del género. Más si el susodicho tiene inclinaciones faéricas. Hay una segunda parte publicada, pero no la he leído. De momento.

Link Amazoncio

Número 3: La canción de Cazarrabo

Fantasía + Gatetes. ¿Que puede salir mal?

Y por fin llegamos a la que casi fue la mejor obra que leí el año pasado. Y digo casi porque en el 2018 esta maravilla coincidió con la saga de Gerardo de Rivia y La Conjura de los Necios. Demasiada chicha para elegir solo uno.

Los gatos son raros de cojones, independientes, y su clasificación como animal de compañía es mas que dudosa. Uno podía atreverse a pensar que el autor dedujo que si los libros de fantasía tenían tirón, ¿por que no mezclarlos con los gatos y crear una tarta con el doble de chocolate? Echemos en el mismo vaso fanta y cocacola. ¿Que puede salir mal?

Ey

Gatetes

Pero La Canción de Cazarrabo es mucho mas que un mezclete de sabores de éxito. Es la epopeya de Fritti Cazarrabo por descubrir el motivo de la desaparición de algunos miembros de su especie. La historia estalla cuando se esfuma la novieta del protagonista, pero no va de salvar a la princesa. Estamos ante un Viaje en mayúsculas, de esos que cambian a los protagonistas y al lector. También ante la presentación de un mundo que te dejará con la boca abierta y el culo torcido. Fritti visitará la Corte de la Reina de los Gatos y se las verá con los rikchikchik. Amén de un montó de movidas loquísimas que ya descubriréis en su momento. Y he escrito movidas locas porque, bueno, me apetecía usar la expresión, y para destacar que el libro no es convencional en absoluto. No es una historia de fantasía con bichicos humanizados. No.

Los personajes son animales, se comportan como tal y piensan como uno esperaría de ellos —siempre con matices, claro—. De hecho, el libro tiene una mitología detrás que me recordó al Señor de los Anillos. ¿El Señor de las Anillos? Pues sí. La Canción del Cazarrabo perfectamente podría ser el viaje de Frodo. Sin embargo el autor tuvo el acierto de mezclar el Viaje del Héroe con un gatitos, añadir una cosmología propia muy característica, agitar, y parir un pedazo de libro como la copa de un pino.

Fritti Cajarrabo

En resúmen: La Canción de Cazarrabo es uno más de los rostros del Héroe de las mil Caras de Joseph Campbell. Una aventura que arranca con gracia por lo novedoso de los gatetes, pero que escala hasta niveles épicos que uno ni loco esperaría en un libro de 350 páginas. No te la puedes perder.

Lo mejor: Difícil de elegir. ¿El folclore? ¿Los gatos y sus cosas de gatos?

Lo peor: Hacia el final el autor se viene un poco arriba y se pasa un pelín de vueltas en lo fantástico. Se lo perdonamos. También decir que la novela se puede hacer un poquiiiiiiito duro al principio, cuando nos sueltan a la cara un rollaco mitológico bastante extenso, pero se perdona.

Nivel de ladrillismo: Salvo por el inicio, que tiene una miaja de exposición mitológica (supuestamente) de relleno (que no), el resto de la novela es como lanzarse en plancha desnudo por un pasillo encerado.

Personaje animal destacado: ¡Comebichos!

Personaje humano destacado: Ninguno. Los humanos son irrelevantes.

Valoración final: Cinco estrellas y un gato lamiéndose la entrepierna.

Tuitel

Reseña anterior: Ready Player One vs Armada

1 comment on Tres en raya de literatura fantástica. Espacio libre de orcos. Pero con hadas. Y gatos.

  1. Dices que los gatos son independientes porque no tienes uno. Adopta un gato rescatado de la calle y verás cómo no te lo quitas de encima ni en el baño.

    Ni a él ni a sus pelos.

    Pero bueno, La canción de Cazarrabo es un libro maravilloso, que es a lo que vamos.

    Y La Corte de los Espejos tiene buena pinta. Pero si no me gusta contrataré a una hada sicaria que te cortará el Wifi, añadirá adverbios acabados en -mente a tus libros y te afeitará la barba. Yo te aviso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.