¡Trabaja desde casa comentando relatos en internet!

Te llevará mucho tiempo, perderás amigos y te cansarás rápidamente, pero… ¡leerás mucho!

Nadie ha dicho que vayas a cobrar por hacerlo, por supuesto. Hablamos de trabajar, no de ganar dinero.¿Habías pensado que leyendo o, jaja, escribiendo, puedes ganar dinero?

Inocente gorgorín.

Si tienes un blog o has escrito un libro, recuerda que cada lector dedica a tu obra su tiempo libre de forma voluntaria. Lo menos que puedes hacer es agradecerle la confianza. Y al revés.

2013051718lecturas_superior

Lectora carcajeándose de lo malo que es el libro que está leyendo. En Internet dirá “pues no me ha gustado”, y el autor se quedará compungido e ignorante.

 

Pero ese es otro tema. Si lees un relato, porque te ha apetecido o porque te has comprometido a hacerlo, y quieres realizar un comentario curioso, puedes ceñirte a este esquema:

1. El lenguaje: ¿Te resulta recargado, ágil, directo, soporífero o inadecuado para la historia que cuenta? Todo a la vez no puede ser, que lo sepas.

2. El ritmo: ¿Se hace pesado, lento, tiene frases demasiado largas, o cortas, o abusa de, las comas, colocadas de forma inapropiada? ¿Sabes que todos los años cientos de lectores mueren asfixiados por leer textos con las pausas mal colocadas? Pues es mentira.

3. El argumento: ¿Te ha gustado? ¿Por qué? ¿Los personajes eran interesantes? ¿Te ha generado alguna emoción, sea cual sea? ¿Qué habrías cambiado tú de esa historia? ¡Mójate, que a los escritores les encanta que se metan con ellos!

Puedes analizar muchos más aspectos de un texto, por supuesto, pero lo que más agradece y resulta útil a un autor es que le cuentes lo que te han parecido esos tres. Lo más normal es centrarse sólo en el argumento, y la mayoría de las veces cojeamos de lo demás. Existe mucha creatividad, pero falta técnica. El talento necesita esas dos cualidades bien desarrolladas.

Puedes usar otro tipo de comentarios, más simples y más complejos, más y menos adecuados, pero a mí me suele gustar ese orden: lenguaje, ritmo y argumento. El lenguaje y el ritmo conforman el estilo, es decir, la técnica del escritor, y el argumento muestra la creatividad.

Técnica, creatividad y capacidad para generar emociones: La santísima trifuerza de los buenos textos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.