La ondina y los senderistas

Una ondina es un espíritu del agua, una ninfa más o menos humana (en el sentido de un-par-de-cada-cosa) de espectacular y femenina belleza, según dicen, porque quienes lo dicen suelen ser hombres.2099911-bigthumbnail

Aquí parece que la ondina tiene cola de pez, pero ni caso.

La wikipedia se explica muy bien en este sentido, quizá porque cualquiera puede escribir en base a su experiencia propia, y ya se sabe que las ondinas son como los talleres mecánicos: antes o después, siempre piensas que te la han jugado.

El año pasado conocí a una ondina llamada Safilia. Mi chica y yo recorríamos algunas etapas del sendero GR11, una ruta que atraviesa los Pirineos de costa a costa, y estuve a punto de golpearla sin querer mientras me refrescaba los pies en un arroyo.

Sigue leyendo

MOCHILAS Y SUDORES: Siete días de GR11 durante una ola de calor.

—Oye, que dan unas temperaturas muy altas para estos días —le dije a mi chica—. ¿Estás segura de que es buen momento para hacer una ruta por la montaña?

—Bah, no será para tanto —respondió—. Total, en la montaña no hace tanto calor.

Así somos de inocentes y de pazguatos. Pero como dicen siempre en los telediarios, en verano hace calor y en invierno hace frío. Estamos en verano, así que, ¿qué podíamos esperar?

Inauguro una pequeña sección destinada a la narración, a veces en forma de crónica y a veces novelada, de rutas por montaña.

Sigue leyendo

DIA 7: REFUGIO BIADÓS – PARZÁN: SIEMPRE DEBES LLEVAR UN LIBRO A LA MONTAÑA

Silvia sufre una jaqueca. Tiene las rozaduras de los pies controladas y sin ampollas exageradas, que no está mal teniendo en cuenta el calor que hace. Las uñas de mis pies aguantan a duras penas (las he perdido un par de veces en rutas anteriores), pero las rodillas y los tobillos, que me suelen dar guerra, se están portando como campeones.

Que no te engañen, esto es lo que hay, a todo el mundo le cuesta y le pasan cosas. Cuando lees algunas crónicas de montaña parece que la gente ni siquiera suda, y yo me pregunto si realmente no les dolerá nada… Yo creo que, simplemente, dan el esfuerzo y el sufrimiento por supuesto. Pero en fin, si fuera fácil y divertido probablemente estaría prohibido.

Sigue leyendo

DIA 6: REFUGIO ESTÓS – REFUGIO BIADÓS: LA SOMBRA DEL ACCIDENTE

En los refugios utilizan fosas sépticas y en muchas ocasiones te piden que no tires por el desagüe papeles ni nada parecido… Es decir, sólo debes tirar residuos orgánicos. Te puedes imaginar cómo huelen los servicios por la mañana, después de que los usen cien personas que tiran el papel higiénico en una papelera. Por mucho cuidado que uno ponga, eso es terrible. Pero hay que pensar el lado positivo, y es que todos los senderistas estamos usando unas instalaciones controladas y así no ensuciamos nada por ahí, porque hay veces que la gente que duerme por libre no se aleja mucho de los senderos para hacer sus cosas y eso es todavía peor, que uno ve un montoncito de piedras con un papel debajo y ya no se cree que sea un mensaje secreto.

Sigue leyendo

DIA 5: BENASQUE – REFUGIO ESTÓS: COTILLEOS DE LOS REFUGIOS MASIFICADOS

Después de la belleza indescriptible de la jornada de ayer (todas las fotografías mienten), hoy desayunamos como gatos hambrientos delante de un plato con jamón cocido, y nos ponemos la mochila frescos y descansados.

El camino está lleno de cascadas, miradores y senderistas, porque es sábado y hay que fastidiarse la de gente que sale al monte. Pasamos por delante de la Cabaña del Turmo, famosa porque la mencionaban los Celtas Cortos en la canción esa que decía 20 de abril del 90, tarará, tarará

Sigue leyendo