Por qué no quiero saber nada más de Antonia Scott

Una reseña rápida de la trilogía Reina Roja de Juan Gómez-Jurado, y una respuesta a la pregunta que todos nos hacemos.

Juan Gómez-Jurado es autor de un montón de libros, pero estos tres son los más famosos. Por si no sabes de qué van, aquí va una reseña rápida sin spoilers:

REINA ROJA: Una mujer muy lista y algo rarita se dedica a resolver crímenes para una asociación internacional de gente muy lista, algo rarita y con recursos. Novela de intriga, misterio y personajes interesantes y atractivos.

LOBA NEGRA: Algo parecido a Reina Roja, pero con una historia un poco más aburrida, aunque también resulta divertido e interesante, ojo. Pero los personajes no son tan frescos y eso se cobra su precio. Novela de intriga, mafias, referencias a canciones de Sabina y un guiño a El Señor de los Anillos.

REY BLANCO: Conclusión de las otras dos novelas. Los personajes son de nuevo interesantes y atractivos, hay mucha acción, misterio, giros sorprendentes y algún agobio que otro. Al leerla, Loba Negra te parece mejor novela, porque tiene más sentido.

Son novelas que se leen con ganas y fluidez, bien escritas, para devorar una página detrás de otra. No cerrarás el libro pensando “¡acabo de leer una obra maestra que me ha cambiado la vida!”, pero no es eso lo que pretende. Son obras entretenidas y se disfrutan, y de eso se trata.

Además, los “libros que te cambian la vida”, admítelo, suelen ser dramas de los de llorar y por eso crees que te han cambiado. Pero en realidad no es así.

Y ahora, vamos con la respuesta final. Es un pequeño, minúsculo y ridículo mini-spoiler, pero en fin, yo lo aviso por si acaso. Si eres de los que no disfrutan del camino si saben a dónde lleva, a lo mejor prefieres no seguir leyendo.

¿Te gustaría leer más libros que hablaran sobre Antonia Scott?

Mi respuesta es no.

Me lo he pasado muy bien con estos libros, pero su historia ya está contada. Si leo otro libro con los mismos personajes, la comparación será inevitable. Ya no serán tan originales, y para compensar esa impresión, lo más probable es que la trama sea más intensa que la actual.

¿Cómo haces eso? ¿Cómo fuerzas la situación en personajes que ya han vivido situaciones tan extremas? Son personajes a los que les he cogido cariño. ¿Quiero verlos sometidos a más violencia? ¿A la muerte de sus seres queridos, por ejemplo? Pues tampoco. Generar emociones maltratando a los personajes es aburrido.

No hay forma de que eso funcione. No se pueden exagerar ni los personajes ni las situaciones, sin que el resultado sea grotesco. Y si el autor no lo hace, la impresión será floja. La elección será entre “no está mal, pero me gustaron más los primeros” y “menuda ida de olla, vaya tontería”.

Desde Hannibal Lecter hasta Darth Vader, explotar demasiado a los buenos personajes nunca funciona. Y los listos raritos son bombas de relojería que no sabes hasta dónde puedes forzar sin que estallen. Que se lo digan a Conan Doyle.

Hay varias formas en las que se pueden contar más historias sobre los mismos personajes, y todas ellas pasan por cambiar el foco. Podrían ser historias de nuevas “Reinas”, en las que los personajes recurrentes aparecieran como secundarios, o historias en las que los viejos personajes tengan que solucionar los problemas de otras personas.

Pero todas las opciones son arriesgadas.

1 comment on Por qué no quiero saber nada más de Antonia Scott

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.