Magia y ciencia ficción

La magia está prohibida en la ciencia ficción.

Podemos creer en una pequeña nave que viaja más rápido que la luz. Podemos creer en civilizaciones que ocupan galaxias enteras y armas capaces de destruir un planeta…

DeathStar

La fotografía parece antigua porque se sacó hace mucho, mucho tiempo

Pero, sin embargo, en la ciencia ficción no puede existir un personaje que haga magia, como lanzar una bola de fuego o conjurar un espíritu. La ciencia ficción funciona bajo una circunstancia determinada: el mundo que se nos ofrece debe ser coherente, debe mantenerse fiel a unas reglas determinadas.

Básicamente, la norma es la siguiente: Si se puede explicar mediante una ciencia muy avanzada es válido. Si no se puede explicar, mejor no lo utilices.

295u3p8whk9jp3w9Aquí hay que hacer un inciso. Sir Arthur C. Clarke, ante cuya mención las personas de bien hacen una reverencia, dijo que Toda tecnología lo suficientemente avanzada es indistinguible de la magia.

Y tenía toda la razón. Para mí, la radio y las tecnologías inalámbricas son magia.

Esa premisa funciona bastante bien. Cuando disfrutas de la ciencia ficción estás dispuesto a creerte lo que te cuenten en una única dirección. Si cambias esa dirección, el resultado se resiente.

¿Ocurre siempre? ¡No! Hay una excepción que haría que Darwin sintiera un escalofrío: la evolución hacia una especie superior. Si el hombre evoluciona y se transforma en algo diferente, puede disponer de habilidades y conocimientos vetados para los humanos primitivos. Telequinesis, control mental e incluso algo de clarividencia son poderes que aceptamos en la ciencia ficción sin ruborizarnos.

Los Jedi de Star Wars poseen esos poderes. Paul Atreides, en Dune, obtiene también capacidades fuera de lo común. La explicación queda en el aire en ambos casos, y no se diferencia de las explicaciones de la magia tradicional. Un tipo puede convertirse en mago si nace con un don (midiclorianos) o si bebe determinadas pociones (especia). La excepción apela a nuestro deseo de creer en el destino y en la existencia de una vida más allá de la que conocemos.

Así que ya sabes: La única magia que se permite en la ciencia ficción es la iniciática. No puedes hablar de magos, pero sí de maestros. No pueden existir fantasmas, pero sí planos diferentes de existencia. No hables del pasado del hombre, sino del futuro.

Y recuerda: si citas este artículo, te rebaten, quedas en ridículo delante de tu pareja, ésta de abandona y se lleva al perro y te bloquea las tarjetas de crédito, y luego lo buscas para vengarte de mí…

ObiWanMindTrick

Este no es el blog que buscáis

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.