Los ojos me sangran cuando te leo

Porque todos podemos cometer faltas de ortografía, pero unos más que otros.

Yo puedo cometer una falta de ortografía en este blog y quedaré fatal ante mis amigos, conocidos y seguidores pero, en fin, tampoco sois tantos y, al fin y al cabo, nadie me paga por escribir.

De momento. Hasta que sea un escritor rico y famoso.

Puestos a poner una fotografía de alguien riéndose, la prefiero a Ella.

También es comprensible que personajes famosos y ricos cometan faltas de ortografía. Que Kiko Rivera se haga un tatuaje y se quede sin tinta para las tildes, o que Belén Esteban escriba una carta plagada de faltas no es tan grave. Al menos ella es consciente de sus carencias y se disculpa por ello.

Lo que sí me parece muy feo es que personas relacionadas con la cultura, la política o con cargos públicos, metan una serie de patadas al diccionario y la gramática que parece que de pequeños jugaban al fútbol con sus libros de texto.

Por ejemplo.

La concejala de Cultura de Valencia, presidenta del Palau de la Música, deja su cargo con gracia y salero, y con mucha prisa, por lo que se ve:

despedida-Mayren-Beneyto-Lengua-Literatura_EDIIMA20150414_0854_5

 

Nuestro ministro de Economía, Luis de Guindos, escribió una carta al Eurogrupo demostrando que aprender a utilizar las pausas es cosa de pobres, y que las comas, un ministro, las coloca donde quiere.

Tengo el honor de dirigirme a Usted en nombre del Gobierno de España, para solicitar formalmente…

La elección del instrumento concreto en el que materializará esta ayuda, tendrá…

Y del uso de sinónimos, mejor no hablamos:

Esta asistencia financiera se enmarca dentro de los términos de la ayuda financiera para la recapitalización de las instituciones financieras

Nuestra querida Esperanza Espejodetodos Aguirre, asegura que la carta que envió a los profesores no tenía faltas de ortografía y que fue todo un burdo montaje.

Tampoco contenía fallos tan evidentes como los de la carta de la edil de Cultura de IU en Madrid, que comenzaba diciendo “Ha donde va el Teatro Español“, o el ministro de Cultura Wert, escribiendo, para el Día del Libro, una carta que demuestra que la gramática no es prioritaria en sus planes de estudios.

wert

Pero no pasa nada, no debemos preocuparnos. Estamos saliendo de la crisis, nuestros estudiantes son modélicos, Marca España, el fútbol es así. Y mientras tanto, nuestros ojos nos sangran cuando leemos según qué cosas.

El que mejor expresa cómo me siento, como de costumbre, es este señor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.