“Los cinco” contra la misoginia y el racismo

Éste podría ser un bien título para un libro de “Los Cinco”, la famosa saga de libros de Enid Blyton

¡Ah, cómo! ¿No sabes de qué libros estamos hablando? Pero… Tú, ¿qué leías de pequeño? ¿O de “no tan pequeño”?

Hablo de esto:

20389622

Y si no te leíste esos libros al menos un par de veces, y no soñaste con  Jorgina (a.k.a. Jorge) la camorrista, Anna la pavisosa, Dick el que pasaba desapercibido y Julian el académico, entonces tengo una buena noticia para ti: te perdiste una serie de libros maravillosos que, a estas alturas, no te recomiendo que leas porque te pillarán algo adulto.

Ay, sí, es verdad. No es una buena noticia. En fin, si tienes un retoño, al menos podrás enmendar tu error poniendo estos libros cerca de él, leyéndoselos por las noches, y ese tipo de cosas.

Porque… ¡sorpresa! La Editorial Juventud los está reeditando, como dicen en su facebook, ojo al dato, con algunos cambios:

Detrás de la nueva edición de Los Cinco hay mucho trabajo: hemos revisado los textos, eliminado las partes misóginas, reordenado los volúmenes (en la anterior, algunos volúmenes estaban intercalados) y cambiado el aspecto de nuestros protagonistas en las cubiertas. Ah, y todo esto en una edición en tapa dura e ilustraciones en el interior. ¡Es el momento de recuperar este clásico!

Bueno. Pues ya está. Como puedes imaginar, se ha liado parda con este tema. Cristina Macía, cuyas opiniones en todo lo referente al sector suelo tener muy en cuenta, ha defendido estas modificaciones bastante bien. Aquí la mencionan, por ejemplo.

“Si queremos que los niños de hoy lean una literatura juvenil excelente, pero sin la carga brutal de machismo y racismo (que no era culpa de Enid Blyton, sino de la época en que vivió), habéis hecho lo más correcto”. De acuerdo con Macía, dejar las novelas como estaban sólo llevarían a “dejarlas en un museo”.

Los argumentos a favor y en contra son interesantes, y más o menos son éstos:

-¡No se puede modificar un libro así como así, aunque se cuente con el permiso de los herederos! ¡Se mire como se mire, es una forma de censura!

-Los libros de Los Cinco son, básicamente, de aventuras. Transmiten una serie de valores que no son ni el racismo ni el machismo… modificar las frases machistas y racistas, que no eran más que el reflejo de la época, no es más que una “puesta al día” que permite a los niños leer los libros sin que les volvamos locos…

-Pues entonces que lean otros libros. Si estos no son aptos, se les compran otros, pero no se modifican estos… Será por libros “nuevos”…

Los libros originales seguirán existiendo, no se está “destruyendo” el original, ni nada parecido. Si no los modificamos para hacerlos atractivos a los niños, se pudrirán y se olvidarán para siempre.

(Un bibliotecario comenta, así como quien no quiere la cosa, que los libros de Los Cinco los tienen guardados en cajas porque no los solicita nadie y, cuando alguna vez un adulto ha pedido uno para su hijo, lo ha devuelto con una cierta frustración porque el ingrato renacuajo no lo ha disfrutado como debería).

Pero las obras son como son y cambiarlas no tiene sentido… ¿Introduciremos ordenadores y teléfonos móviles para actualizarlos y que los lean los niños? ¡Ni se nos ocurriría! ¿Cual es la diferencia con la actualización de los “valores morales”?

-No se pretende actualizar los libros, sino modificar algunos detalles éticos que están fuera de lugar y cuyo cambio no supone modificar el espíritu de la obra en ningún sentido. ¡Nadie se rasga las vestiduras porque existan ediciones adaptadas para niños de los clásicos de la literatura! ¡Y ahí sí se cambian muchas cosas! Y de los cuentos infantiles, mejor no hablamos…

-Ese es un argumento rebuscado para justificar una decisión editorial que, parece, busca aprovechar la fama de los libros para conseguir ventas a bajo coste, por el tema derechos y tal y tal…

-Pues como todas las editoriales, que para eso son un negocio. ¿Es que acaso tienes tú la colección original en casa guardada para tus hijos? ¿Se la comprarías de nuevo para que la leyeran? Lo tuyo es una pose hater de un nostálgico que prefiere que los libros se olviden antes de que los toquen ni una coma. Los libros existen para ser leídos, no para ser guardados en urnas.

-Y lo tuyo es una postura cómoda del “todo vale” en la que la empresa se pasa por el Arco del Triunfo la obra de un autor para buscar las ventas con la excusa de “¿es que nadie piensa en los niños?”. Y mientras, los escritores actuales comiéndose los mocos.

-¡Idiota!

-¡Panoli!

Y en esas estamos…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.