Leyendo durante un viaje

Cuando estás de viaje con una mochila y tienes que cargar durante todo el día con los libros que llevas, las obras completas de Dostoyevski en tapa dura empiezan a parecerte una elección equivocada.

Tranquilo, nos ha pasado a todos.

Aunque lleves en el bolsillo la edición de bolsillo de El Dinosaurio, a los 20 Km empiezas a pensar que llevas ESO en la mochila.

Me gusta coger una mochila y pasarme unos días andando, por lo general por la montaña. Siempre llevo algún libro, pero no siempre he acertado con la elección…

LA ELECCIÓN ADECUADA

 

Esta edición de DUNE, pero mucho más envejecida, me acompañó durante varios días por el Val d’ Aran. El libro me gustó mucho, aunque es un poco mentiroso. Pesaba poco y me aguantó toda la ruta. Bien por él.

 

 

LA ELECCIÓN RARITA

 

-¿Me estás diciendo que te llevaste un libro en tapa dura, que se lee de tres sentadas, a una ruta por la montaña de una semana?

-¡Lo sé! ¡Lo sé! ¡No me digas nada!

En mi defensa, señor juez, diré que acababa de leerme El Siciliano y tenía ganas de más. Tenía eso por casa, y….

 

 

Si estás planificando un viaje en el que vas a tener mucho tiempo libre, y te gusta leer, lo mejor es un ereader, por supuesto. Cargas unos cuantos libros, y a correr… También es cierto que si vas a dormir en refugios o albergues, suelen tener libros a disposición de la gente y aburrirte no te aburres. Pero llevarte un libro y pasar las páginas en el silencio abrumador de una montaña, no tiene precio.

Disclaimer: La fotografía puede no coincidir con la realidad. Por lo general, uno se tira la mitad del tiempo libre curándose las ampollas de los pies, alimentándose como un pato y descansando con la mente desconectada, sin fuerzas ni para sostener un libro entre las manos.

¿Alguna vez has metido libros en tu maleta o mochila, a pesar del volumen y el peso, porque no concibes pasar varios días sin leer nada? ¡Vamos, confiesa!

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.