INMERSIÓN Y DESPEDIDA

Éste es un microrelato que escribí durante un microcurso.

Intentaba responder a una pregunta: ¿Cómo se ama a un espíritu elemental?  

La respuesta me costó averiguarla. Tuve que preguntar a sapos, salamandras y culebras, porque vivo en una tierra desprovista de magia y debo buscarla, literalmente, debajo de las piedras. Encontré a un gnomo que conocía a un duende que una vez tuvo una ondina como amante, y me susurró su secreto:

Escucha a tu amante cuando te hable de su primer amor; te dirá todo lo que le hace sentir escalofríos. Olvídate entonces de ti mismo, y recuerda que todos los seres vivos pertenecen a Deseo.

ondine

 

INMERSIÓN Y DESPEDIDA

El elfo se quitó las ropas y las dejó en la orilla. Entró en el agua inquieto y emocionado, pues ese día, por fin, iba a conocer a su amada. Sintió un escalofrío. Caminó dentro del arroyo hasta la poza de la ondina y allí se tumbó, sobre una piedra, como si estuviera tomando un baño.

El agua se tornó templada, pero no caliente. Resbalaba por su piel, por cada recodo de su cuerpo delgado, jugaba con sus cabellos, acariciaba su cuello y su espalda. Sintió otro escalofrío diferente, extraño y placentero, cuando el agua se calentó en torno a sus muslos, subió por su pecho, lamió su rostro y sus labios, y se dejó besar por su lengua rosada.

El agua corrió rápido, más rápido aún, se apretó contra su cuerpo desnudo, subió y bajó, enredado en las corrientes de la poza, calentó, apretó y succionó. Cada centímetro de su piel fue mordido y arañado con dedos invisibles y labios formados por impulsos. Cuando metió la cabeza bajo el agua se sintió desfallecer y después morir, pero siguió respirando agua, bebiendo el deseo líquido de su amante.

Salió de nuevo a la superficie y llenó sus pulmones de aire y fragancias del bosque húmedo. Se vistió sin secarse, dejando que las ropas se pegaran a su piel mojada.

—No volveremos a vernos, ¿verdad? —preguntó ella.

—No, si queremos seguir vivos —respondió el elfo.

Se alejó despacio, con sus ropas mojadas, sus cabellos empapados y sus mejillas húmedas de agua y sal.

2 comments on INMERSIÓN Y DESPEDIDA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.