«Fantásticas» 2/2. Héroes de Cobre

Héroes de Cobre

¡Autoras + Fantasía! Segunda parte. Tenía el título a huevo. Héroes de Cobre.

A finales de enero publiqué la primera parte de la entrada «Fantásticas». Ahí hablé sobre Sangre de Cristal, el primer volumen de las Crónicas de la Hija del Viento, de Laura Larraya. Hoy toca Héroes de Cobre, de Iguazel Serón y Marta Álvarez

Lo primero, esto no va a ser una reseña al uso. Voy a hablar de Héroes de Cobre, sí, pero centrándome en algunas características de la obra que me han parecido interesantes. Luego tendremos un poco de golpe de remo, listas muy locas y camaleones. Lo de siempre.

¿De qué carajo va Héroes de Cobre?

Novela coral. Steampunk con magia. Un cholón de personajes. Cuando el rey de Galvania muere, se convoca una macro competición para ver quién se lleva la corona. El objetivo es encontrar una serie de objetos mágicos en un tiempo limitado. Las reglas son bien sencillas: es obligatorio participar por equipos y no se pueden usar dichos artefactos en beneficio propio. Partiendo de esta premisa, las dos primeras partes de la novela se centran en la búsqueda a contrarreloj de estos tesoros legendarios. Luego la cosa se lía parda, claro.

Así, a bote pronto, y teniendo en cuenta que los personajes son unos chavales, uno podría pensar que estamos ante una novela de literatura juvenil al uso. Sin embargo, la obra no solo se aleja de las distopías y las escuelas de magia para imberbes, si no que golpea con crueldad cuando le interesa y no se corta a la hora de mostrar mas sangre que una película de Tarantino. No os encaprichéis mucho con los personajes, aviso.

Cuatro manos. Un libro

Personajes de Héroes de Cobre
Equipo de Alisa, Reim, Sero y Niet

Lo primero que me llamó la atención de Héroes de Cobre es que estuviera escrita a cuatro manos. La última novela que leí de estas características fue Buenos Presagios de Terry Pratchett y Neil Gaiman (Si no lo habéis leído, ya tardáis. De paso, os veis la serie) y he de decir que fui capaz, mas o menos, de intuir quién había escrito cada parte. Esto con Héroes de Cobre no me ha pasado. Si me dicen que había solo una autora dándole al teclado, me lo creo. Me parece un curro notable gestionar la trama entre dos y darle el mismo tono y voz al conjunto. Es cierto que el esquema de la historia ayuda, pues hasta el último tercio los personajes no empiezan a interactuar a lo bestia entre ellos.

En cualquier caso, me parece que hicieron un buen trabajo a la hora de uniformar la obra. Como curiosidad, me atreví a especular sobre quién estaba aporreando el teclado tras Montre y… ¡Acerté! Pero claro, esto es como tirar una moneda al aire, así que no tiene ningún mérito.

Sinceramente, yo no me veo capaz de trabajar en una novela a cuatro manos. Las autoras nos arrojan algo de luz sobre este tema en uno de sus vídeos.

¡Dentro vídeo!

Steampunk. Vapores y tuerquecicas

Steampug
Foto equivocada

El Steampunk es un subgénero literario (dentro de la ciencia ficción especulativa) que ha crecido hasta dar lugar a un movimiento artístico y su propia cultura urbana. Así, a grosso modo, nos encontramos una ambientador ucrónica donde la tecnología del vapor es predominante; todo rodeado de una estética victoriana que mola un puñao. Un delirio que enamoraría a Tesla y a Julio Verne, pero con autómatas y corsés ceñidos. El paraíso, vamos.

Este subgénero me vuelve loco, pero por desgracia está plagado de auténticos mierdolos. En el cine, puedo contar con los dedos de la mano las películas Steampunk buenas. (Wild Wild West me gustó… con 10 años). En el mundo de los videojuegos está un poco mejor la cosa, y en la literatura, psé, psá.

Entonces, ¿qué pasa con Héroes de Cobre? ¿En qué lado de la balanza lo colocamos? Tras debatirlo mas bien poco, la novela se va al montón bueno.

Héroes de Cobre no revoluciona el género, ni creo que lo pretenda. Usa la ambientación como escenario y aprovecha lo justo. A mi me parece correcto, pues creo que aún queda espacio para hacer obras de calidad Steampunk. Como nota de color, Marta e Iguazel han usado un sistema de magia blanda, es decir, nunca te llegan a explicar exactamente como funciona, de donde viene, o qué se puede, o no, hacer. Lo vas viendo sobre la marcha. En Héroes de Cobre todo el mundo puede manejar, mas o menos, algo de magia; luego están los ilimitados, que en fin, están jodidamente overpowered. A mi esto me parece bien. Hoy en día la gente espera que todo el mundo imite a Sanderson, y eso es im-po-si-ble.

Personajes a cholón

Mas pjs
Equipo de Marianne, Mitri, Han «Chorrocientosfuegos» y Dantelle. Y pepe.

Héroes de Cobre tiene trece protagonistas. Pueden parecer muchos, y lo son. El libro se estructura de forma que cada uno de los capítulos está narrado por un personaje diferente; que nos pongan la fotito del protagonista al principio ayuda a situarnos rápido, la verdad.

Semejante caterva de protagonistas es un problema y una virtud. Hay tantos, que es inevitable que algunos te la repanpinflen. Sin embargo, los capítulos son muy cortos y el punto de vista se cicla rapidísimo, así que la atención no se pierde y nunca llegas a tener la sensación de que una trama se te cae de las manos. Esta decisión provoca que no nos encontremos grandes secuencias, pero creo que a la larga es bueno para la obra. He visto que algunas personas esto se les atraganta y también por ahí leí alguien que se quejaba de que le dedicaran un capítulo a explicar que un personaje era bueno con el arco. Lo busqué y eran cinco cochinas páginas.

Tampoco es para tanto, gente. El día que lean a este señor les dará una embolia.

¿Y sobre la calidad y carisma de los personajes?

Vale, está claro que Dantelle le va a caer bien al 98,8776% de los lectores, sin embargo, a lo largo de la obra hubo varios protagonistas que al principio me parecieron un meh, pero que con el tiempo evolucionaron y se volvieron mucho mas interesantes. (Conreth y Antal subieron puestos a velocidad meteórica). El grupito de Niet, por desgracia, nunca llegó a interesarme gran cosa. Luego hablaré de esto.

El apartado artístico de Héroes de Cobre

Y mas
Equipo de Antal, Staylinn, Conreth y Osvern.

«No juzgues el libro por su portada»

¡Que te follen, dicho! Héroes de Cobre tiene un apartado artístico notable por lo obvio (que es bonito) y por lo práctico. Me explico.

Para empezar, tenemos el mapa reglamentario de todo mundo de fantasía, al final caeré y tendré que encargar uno; por otro lado, la obra va intercalada de varios recortes de periódico donde se puede ver la evolución de la opinión pública y algunos detalles de lo que está ocurriendo a nivel geopolítico. Un gran acierto. Y por último, como ya he dicho, tenemos las necesarias ilustraciones de todos los personajes al principio de los capítulos. Y un camaleón monisísimo.

La ilustradora Medusa Dollmaker es la autora de los retratos de todos los personajes y Elle Buns se encargó del diseño del mapa inicial y de los recortes de periódicos que aparecen a lo largo de la novela, y del camaleón; y según me dijeron, también de las pegatinas que repartieron en las firmas. Ambas hicieron un trabajo notable y me da una envidia terrible, pues el último libro que me editaron fue El Puto Horror en temas de maquetación y diseño.

Ya sabéis, gente, invertir en artistas es bien. A los hechos me remito.

Es la Hora de golpe de remo

Golpe de remo
¡Basta de halagos!

La ambientación Steampunk podía ser bastante mas acentuada de lo que me he encontrado. El worldbuilding promete.

Nota: Por lo visto, Marta e Iguazel están trabajando en una continuación, así que imagino que ahí expandirán el mundo y el Lore.

Por otro lado, el personaje de Montre da problemas a mucha gente, y lo entiendo. A mi no me molesta. De hecho, me parece que tiene el mejor capítulo del libro (Ese que vuelve al tugurio aquél. Brillante), sin embargo, es un psicópata, piensa como un psicópata y actúa como un psicópata. ¿Esto es malo? No, pero me pareció algo desaprovechado, sobre todo el final de su arco argumental. Me dio la sensación de que daba mucho mas juego y se hacía previsible, pues siempre tomaba la decisión mas horrenda, y punto. Se limita a ser un malo maloso a jornada completa y a cumplir ese rol por conveniencia.

El ritmo. El inicio es bueno y la única pega real que le puedo poner al libro es que hacia el final del segundo acto la historia se queda durante un buen pellizco de páginas en tierra de nadie. No sabemos a dónde vamos o si todo lo leído hasta ahora ha servido para algo. Luego la historia remonta vuelo hasta el final. Si a alguien se le atraganta ese pedazo, le aconsejo que reme un poco, pues lo que viene a continuación merece mucho la pena.

Los personajes a cholón. Me pareció que algunos protagonistas debían de haber quedado relegados a secundarios. Da la sensación de que las autoras han tenido que rellenar los equipos a última hora. Por suerte, algunos personajes flojos ganan en interés y ya he dicho que los capítulos se ciclan rapidísimo.

Y por último, mi libro tenía una errata muy curiosa: varias palabras aparecían con una uve doble antepuesta tipo «…Whola, Alisa…», «…Whéroes de cobre…» o «…Wpistola..» Siempre uves dobles. Que wextraño, ¿wno?.

Pepe, de Héroes de Cobre
Ahí está Pepe, el camaleón

Conclusiones finales sobre Héroes de Cobre

  • Mejor personaje: Montre. Mi capítulo favorito es suyo.
  • Peor personaje: Montre. El capítulo que menos me gustó es suyo.
  • Ahora en serio, personaje favorito: Dantelle.
  • Equipo favorito: Team Staylinn forevah.
  • Nivel de ladrillismo: Medio bloque de adobe. Se lee super rápido, salvo el tramo final del segundo acto. Luego va a toda pastilla.
  • Nivel sobrenatural: Magia blanda.
  • Nivel glucémico de la obra: Bajo. Los romances están bien llevados y no dan ganas de vomitar acoiris. Y todo sin usar el calzador. Muy bien este punto (y eso que odio los romances)
  • Escala sorpresiva de Richter: Grado. VIII «Se experimenta dificultad para mantenerse en pie» Los giros locos de la trama no los vi venir ni de coña, lo mismo que las muertes. Bravo.
  • Frase favorita: La que hace referencia al título de la obra. Genial.

Redoble de tambores…

¡Héroes de Cobre! Novela recomendadísima para los amantes de la literatura juvenil, pero también a todo aquél al que les gusten los derivados -punk de la literatura. Y de la fantasía en general. Amoríos, aventuras a contrarreloj, fantasía, giros locos, sangre a chorretones y volquetes de personajes. Y un camaleón. Pero, ¿qué mas se puede pedir?

Resultado de imagen de thumbs up meme
Veredicto final: Thumbs up.

Como curiosidad, las autoras también tienen un podcast (Aquí el tuitel, y aquí el enlace directo de ivoox) donde nos hablan de asuntos literarios. Duran treinta minutos, un ratejo de nada que podrías estar usando para escribir, en vez de vaguear. Recomendando, también.

Un, dos, tres, ¡escribe! ¡El podcast con el que procrastinas cuando podrías estar escribiendo! Iguazel Serón y Marta Álvarez hablan de trucos y experiencias sobre escritura, y entrevistan a gente que sabe más que ellas sobre el tema.

Y con esto acabamos por hoy. Os dejo un resumen de las presuntas implicadas:

Nos leemos.

Borja.

@borradorcrisis

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.