Esto también es mentira.

Las ideas son frágiles. Las ideas se agotan, enferman, envejecen y mueren.
Las ideas no marcan diferencias, ni resisten las burlas, la indiferencia y los golpes.

Esa era la mentira. Ahora voy a decir una verdad.

Las ideas sangran. Las ideas lloran, gritan y se desesperan, pero no abandonan. No se rinden. No desaparecen.

Las historias, desde los cuentos que se comparten al calor de una hoguera hasta las grandes sagas inmortales, son ideas, complejas y cambiantes, vivas, repletas de personajes, acciones y consecuencias.

No subestimes  a las historias. Son fuertes, y resistentes, y cuando las cabreas se pueden volver muy peligrosas.

¿Te ha quedado claro? Podrás acabar conmigo, pero mis historias, las que he escrito y alguien ha leído, las que nacieron y crecieron en mi interior, y me abandonaron en forma de grafito, tinta o destellos en una pantalla, son más fuertes que yo, y que tú, y nos sobrevivirán a ambos, por mucho que me prohibas, que me impongas o que me ignores.

Así que déjame en paz.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.