Escribiendo un libro: la idea

“Escribiendo un libro” es una serie de entradas en las que voy contando el proceso de escribir un libro paso a paso. No es interesante en absoluto. Es un rollo. ¿A quién demonios le puede interesar? Oh, vamos, acabo de inventar el cotilleo aplicado a personajes que aún no existen. Te pica la curiosidad, admítelo.

 

Un día tuve una idea. Soñé con un tipo que decide prostituirse para afrontar la nueva vida a la que se ve obligado a enfrentarse. No era un drama, sino una historia que pretendía ser divertida, a pesar del subtexto tan… desagradable (por impuesto).

Qué cosas.

Esa idea no servía de mucho, pero me hizo pensar, y llegué a la conclusión de que ese personaje no me convencía. Es decir, que la primera idea, la que llegó por inspiración pura, era mala a rabiar. Pero empecé a darle vueltas, a retorcer la idea, a buscar posibilidades, a pensar lo que realmente quería contar, y llegué a una conclusión.

Quería escribir una historia que tuviera como protagonista a una mujer capaz de hacer cualquier cosa, excepto compadecerse de sí misma.

He aprendido que las ideas no bastan para escribir una historia. Primero tengo que darle vueltas a esa idea, pulirla y hacerla interesante, porque la inspiración te da buenos bloques de marmol, pero luego hay que esculpirlos, sacar de dentro de ellos las estatuas a las que queremos dar vida.

¡Qué poético! ¡No me reconozco!

Entonces hay que pensar una historia para incorporarla. Una idea da para un relato corto, y poco más. Necesito decenas, cientos de ideas para escribir un libro interesante.

Nota: Para que una idea adquiera forma, tengo que ser capaz de expresarla en una sola frase.

El próximo día te presentaré a mi protagonista, que es una de las primeras ideas que ya tienen forma. Voy recogiendo imágenes que me digan cómo es. De momento tengo una. ¡ya sé lo que hace todas las mañanas!

running

 

1 comment on Escribiendo un libro: la idea

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.