EL VERANO DE MI VIDA (#elveranodemivida)

En el verano de mi vida, mis abuelos aún vivían, mis padres eran jóvenes y hermosos, y yo desconocía los límites de mi libertad. El amor era amor del corazón y el odio no existía, todavía no. El mundo era mi mundo y viceversa. El cielo no tenía límite; las nubes componían formas imposibles; el arcoíris llevaba a un maravilloso tesoro; y la Luna jugaba al escondite con el Sol. Aunque a veces lloviera a mares, los días eran luminosos, ornados con vivos colores; el gris no estaba presente. El aire olía a Nivea y a Chispas, a castañas asadas y a sandía, a melocotones maduros y a mandarinas, a ilusión y alegría. El tiempo era infinito: en un día cabía un mundo entero y un año duraba una eternidad. Por las mañanas jugaba a aprender y por las tardes aprendía a jugar. Cualquier cosa era un juguete y había juguetes que valían por mil. Los palos eran espadas y las peleas, batallas. Las caídas no dolían y las heridas eran medallas. Mis amigos eran para siempre, pero mi lealtad cambiaba de continuo. Las vacaciones duraban tres meses y el resto del año era un viaje irrepetible. Los sueños eran el futuro y el futuro estaba por venir.

En el verano de mi vida, el otoño y el invierno eran impensables. Y yo, ahora lo sé, era feliz.

2 comments on EL VERANO DE MI VIDA (#elveranodemivida)

  1. Siempre esta el futuro , nunca como cuando somos niños ,todo brilla y esperamos impacientes . El futuro tiene cosas bonitas algunas mas . Es precioso

    1. Es un relato muy curioso porque nos trae emociones que a veces hemos dejado atrás, ¿verdad? Pero el futuro, como bien dices, siempre tiene mucho que ofrecer

      ¡Muchas gracias por leernos!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.