El fin de la Eternidad, el título más tramposo después de…

después de La Historia Interminable, claro, que de interminable no tiene nada, y de Olvidado Rey Gudú, que te hace un spoiler del final del libro en el mismo título. Eso sí, si lees el libro todo tiene sentido.

El Fin de la Eternidad es un libro de Isaac Asimov que tienes que leer si te gustan los viajes en el tiempo. Es el texto más trabajado y con menos fisuras que vas a encontrar sobre este tema, y además resuelve la paradoja del abuelo. Ya sabes, tipo: «si viajaras al pasado y rompieras todas las recetas de galletas de tu abuela, ¿seguirías estando igual de gordo?».

Dicha esta idiotez, insisto en que te leas este libro. Cuando alguien habla de viajes en el tiempo y no lo mencionan me llevan los demonios. Y ahora, un par de datos:

  • Se publicó en 1955. Ya ha llovido desde entonces, pero la novela resiste muy bien el paso del tiempo (guiño, guiño).
  • Se adaptó al cine en 1987. Lo hizo un director ruso llamado Konets Vechnosti. No sé más porque no he visto la película, pero dicen que es muy normalita.
  • Algunos consideran este libro una «precuela» de la saga Fundación porque la institución «Eternidad» se menciona en algún libro de la misma. No hagas ni caso, eso es una anécdota y no hay más relación.
  • No se menciona a Hitler ni nadie viaja al pasado para matarlo de jovencito. Es raro, ¿verdad?
Este libro fue el primero de la mítica colección de Orbis. Qué tiempos aquellos. ¡La gente compraba colecciones de libros!

No leas la sinopsis, ni mucho menos un resumen del argumento. En muchos de ellos te cuentan detalles que es más divertido conocer según lees el libro.

Vale, es algo ingenuo en algún momento y los personajes no son los más emocionales que creó Asimov, pero sólo son detalles. Hazme caso y léelo, que no te arrepentirás.

Y eso es todo, que esto sólo es un picoteo para abrir boca y que te apetezca leer el libro. Ahora, un poco de publicidad y una anécdota.

La publicidad es que hago un pequeño homenaje a este libro en un relato que escribí sobre viajes en el tiempo, que está incluido en El parlamento de las Plagas.

La anécdota es que tenía un ejemplar de este libro, se lo he dejado a alguien que no recuerdo y no me lo ha devuelto. Maldita sea mi estampa.

Ahí está el hueco en el que tenía que estar MI LIBRO. Si lo tienes TÚ, te enviaré a mis monos voladores y te robarán tus libros de Crepúsculo, esos que tienes por ahí escondidos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.