Detesto las palabras bonitas

—¿En serio? Pero, ¿lo dices en serio?

—Sí. Estoy harto de leer textos escritos con ese estilo brillante, pulido, tan sublime y majestuoso que a todo lector deja asombrado. Ya sabes, el estilo típico de los que empiezan a escribir y piensan que, cuanto más retorcido, más mejor.

—Así escribes tú también muchas veces.

—Pero…Será posible que me critique mi amigo imaginario… Contento me tienes.

LA LÍRICA EN PROSA ME ABURRE COSA MALA

Pues sí, amigo mío, estoy hasta el prefacio de leer relatos, blogs y textos en general escritos como si los adjetivos se fueran a terminar mañana, como si las palabras más rebuscadas fueran más atractivas que las comunes, como si las figuras literarias fueran obligatorias, y no opcionales. ¡Ah, qué daño ha hecho a la literatura tener un diccionario de sinónimos integrado en el editor de texto!

lirica7

 

Así luciría Penélope, esposa de Odiseo, si hubiera tenido que esperar a su marido leyendo blogs de internet y libros de Zafón.

 

 

 

Ejemplos mil pero, para no herir susceptibilidades, voy a usar expresiones al azar:

La insondable negrura de su alma, tan lejos el silencio, los blancos copos de nieve, las heridas en el corazón son demasiado profundas, la candidez de su sonrisa, esos ojos de mirada abrasadora, el desagarrador sonido de su silencio, la levedad con la que me acariciaba, estaciones que se reflejaban en la nieve, el viento y el sol, marchitarse como las hojas en los árboles, frío de vivir, sólo con mis pensamientos, lágrimas resbalando por sus mejillas sonrosadas, las cicatrices del destino, los turgentes pechos y la maldita costumbre de creernos especiales.

Joder.

La prosa lírica, la cansina y equivocada impresión de que escribir bonito es más fácil que escribir fluido, hace que cientos de escritores no superen la adolescencia creativa. Como escribir parece que no requiere conocimientos previos, cualquiera se lanza a hacerlo con el ímpetu de los que no tienen ni papa. Luego no comprendemos por qué lo que hemos escrito resulta tan aburrido para los desconocidos.

Debemos aprender a andar antes de querer bailar. Anda, corre, muevete con soltura, y entonces, y sólo entonces te animas y le pides a tu pareja un baile. Y si crees que estás dotado para la lírica, échale valor y escribe un poema.

 poe1

 Nada más lejos de mi intención que pretender ofenderle, Señor Poe. Usted se encuentra por encima de las leyes de los hombres.

2 pensamientos en “Detesto las palabras bonitas”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.