MOCHILAS Y SUDORES: Siete días de GR11 durante una ola de calor.

—Oye, que dan unas temperaturas muy altas para estos días —le dije a mi chica—. ¿Estás segura de que es buen momento para hacer una ruta por la montaña?

—Bah, no será para tanto —respondió—. Total, en la montaña no hace tanto calor.

Así somos de inocentes y de pazguatos. Pero como dicen siempre en los telediarios, en verano hace calor y en invierno hace frío. Estamos en verano, así que, ¿qué podíamos esperar?

Inauguro una pequeña sección destinada a la narración, a veces en forma de crónica y a veces novelada, de rutas por montaña.

En esta ocasión, nuestra ruta ha partido de La Guingueta, una pequeña localidad del Pirineo catalán, y ha recorrido algo más de 100 kilómetros hacia el oeste, llegando al Pirineo oscense y finalizando en el pueblecito de Parzán. Esta ruta es parte del sendero conocido como GR11, que transcurre entre el Mediterráneo y el Cantábrico a través de los Pirineos. Nuestra forma física y nuestras lesiones nos recuerdan que no podemos cargar con una mochila muy pesada o dormir en el suelo, así que aprovecharemos la red de refugios y establecimientos hoteleros en general para cenar y dormir, y así no tener que cargar con la comida, el saco y ese tipo de cosas.

—¿Y siendo vegetarianos os dan de cenar en los refugios? —te preguntarás.

—Perfectamente, ya verás. A veces incluso cenamos mejor que los demás montañeros, ya que nos preparan platos más ligeros y adecuados para el esfuerzo del día. En todas partes no teníamos más que decir que éramos veganos y ya sabían qué cocinar sin ningún problema.

—Esto último es mentira.

—Y gorda. Lee, lee, y comprobarás que lo más complicado de un vegetariano no es obtener proteína para hacer el ejercicio, sino convencer a los cocineros de que el atún y el pollo no son verduras.

Pero vamos al lío. La información de esta ruta está dividida en entradas correspondientes a cada día, más o menos. También podrás leer un relato que cuenta la experiencia desde un punto de vista más literario, que servirá como prueba de campo para un proyecto futuro. Cualquier comentario será bienvenido.

DISCLAIMER

Somos gente normal. Salimos a la montaña con las mochilas una o dos veces al año, y hacemos una ruta de senderismo algún domingo. Vamos al gimnasio un par de veces a la semana para mantener la culpabilidad y el sobrepeso a raya, y las carreras de montaña nos parecen ciencia ficción.

Esto significa que los tiempos y los datos técnicos te van a parecer de risa si eres un deportista habitual, y si eres un purista de las montañas te escandalizarás con nuestro nivel de amarquesamiento. Con estos textos vamos a aportar anécdotas curiosas y entretenidas, información sobre la zona y algo de humor, porque si haces estas actividades es para divertirte y conocer las montañas. Cuando te dejan.

SAM_1558 (Copiar)

DIA 1: LA GUINGUETA – REFUGIO E.MALLAFRÉ: ESAS DIVERTIDAS SORPRESAS

DIA 2: REFUGIO E.MALLAFRÉ – REFUGIO RESTANCA: EL ALEGRE DESPERTAR EN LOS REFUGIOS

DIA 3: REFUGIO RESTANCA – REFUGIO CONANGLES: CAMBIOS DE ÚLTIMA HORA

DIA 4: REFUGIO CONANGLES – PUENTE CORONAS: HAY QUE GANARSE EL PAN

DIA 5: BENASQUE – REFUGIO ESTÓS: COTILLEOS DE LOS REFUGIOS MASIFICADOS

DIA 6: REFUGIO ESTÓS – REFUGIO BIADÓS: LA SOMBRA DEL ACCIDENTE

DIA 7: REFUGIO BIADÓS – PARZÁN: SIEMPRE DEBES LLEVAR UN LIBRO A LA MONTAÑA

 

2 pensamientos en “MOCHILAS Y SUDORES: Siete días de GR11 durante una ola de calor.”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.