El libro del cementerio

Existen autores que escriben una obra maestra en su vida, y un buen puñado de obras más o menos decentes. Existen otros autores que, sin publicar una obra sobresaliente, mantienen un nivel considerable durante toda su vida de escritor.

Y luego está Neil Gaiman.

(Es el de abajo.)

Te he hablado de él en varias ocasiones. Es un escritor inglés responsable de algunas de las mejores historias que se han publicado en los últimos tiempos, entre otras, The Sandman, Coraline, Stardust, Los Hijos de Anansi, American Gods

Y, por supuesto, El libro del cementerio.

Sigue leyendo

El pájaro que vive dentro de nosotros

Corría el año 1973. Fue un buen año, en el que nacieron muchas personas interesantes. 

El 23 de octubre, en Estados Unidos, se estrenó una película inusual: Estaba protagonizada únicamente por gaviotas. ¿Y por qué la menciono aquí? Porque estaba basada en un libro del que merece la pena hablar. Pero ojo, que la crítica no siempre es buena.

Portada de la edición que leí varias veces cuando era pequeño. Creo que era esa, pero no lo sé seguro. Mataría por encontrarla.

Sigue leyendo

Caperucita Roja y el spray de pimienta

En La Voz de Galicia han publicado un artículo sobre cuentos populares que te va a encantar. Ya sabes que las versiones de los cuentos que conocemos, por lo general, están adulteradas o, mejor dicho, infantilizadas para que puedan ser degustadas por los niños, a los que tratamos como si fueran frágiles y de mente débil.

Yo voy a pasar de largo por el sangriento final de Cenicienta, cuyas hermanastras se mutilaron los pies para que entraran en el dichoso zapato, y que finalmente fueron cegadas a base de picotazos de pájaros por portarse mal.

Olvidaré la violación de La Bella Durmiente (en la versión de Basile), donde quedó embarazada de un príncipe poco escrupuloso que, como ya nos tiene acostumbrados la realeza, no sabía tener la cremallera del pantalón cerrada y aprovechó que dormía para abusar de ella (la muchacha tiene dos bebés y uno, al mamar de su dedo, extrae el veneno y despierta a la madre… pero ahí no termina el cuento).

Ignoraré la crudeza del cuento de Hansel y Gretel que, no nos olvidemos, son abandonados por sus padres para que mueran de hambre en el bosque. Eso sí es maltrato infantil, señor Losantos. Pero este cuento no ha cambiado mucho y, al fin y al cabo, que los niños abandonen un hogar pobre lo llamamos “ser aventureros“…

Sigue leyendo

CADA LIBRO TIENE UNA EDAD PARA SER LEÍDO

– Pero, ¿qué tonterías dices?

– ¡Ja! ¡Has picado! En realidad pienso todo lo contrario: que si bien hay algunas excepciones (libros que por su complejidad o estilo no pueden ser disfrutados por alguien que empieza a leer), estoy convencido de que

CUALQUIER LIBRO SE PUEDE DISFRUTAR EN CUALQUIER MOMENTO

Y como yo de pequeño leía a Enid Blyton al mismo tiempo que a Delibes, Hermann Hesse, Umberto Eco y Alejandro Dumas (hijo, nada menos), y he salido de lo más normalito, voy a sentar una estupenda cátedra sobre este asunto con mis

TRES LIBROS QUE DEBES LEER Y QUE NO TIENES EDAD PARA HACERLO:

(o eso es lo que tú te crees)

El autor de este blog, persona cabal y sensata, discutiendo con una lectora de Premios Planeta.

Sigue leyendo

LA MANO IZQUIERDA DE DIOS, por M.Elena Serra

 

Después de leer este libro, he pensado muchas cosas.

La primera de ellas es que me gustaría ser capaz de escribir algo así: una historia ágil, divertida, intensa, en ocasiones grotesca y visceral, y con un trasfondo de esos que te visitan a los tres días, cuando estás queriendo dormir y de pronto recuerdas un detalle macabro o una frase que habías olvidado.

La segunda cosa que pensé es que ¡ojo! no debes confundir este libro con la película homónima o con la saga de libros que, por cierto, también tienen buena pinta.

La tercera cosa en la que pensé es que este título, en el marco de una religión hindú, puede resultar de lo más gracioso.

¿Mi mano izquierda? ¿Cuál de ellas? Jaja, jojo.

Y una vez compartida esta tontería, ¿no tienes ganas de saber un poco más acerca de este libro? Pues deberías.

Sigue leyendo