Categoría: Escribir mejor

Escribiendo un libro: Cháchara de ambiente

Hace poco, comentando con mi pareja el libro Los Hijos de Anansi, hablábamos acerca de las escenas que parece que no aportan nada, y que te lo están contando todo.

En ese libro de mi idolatado Neil Gaiman, me fijé, los personajes casi no se describen. Son sus actos y sus palabras quienes definen su carácter y, si me apuras, hasta su aspecto físico.

Comparando mi estilo con el de Gaiman, he podido comprobar, una vez más, que las descripciones de mis personajes son un petardo. Un bodrio. Una piedra pesada, fea y engorrosa. Hay que fastidiarse.

¡Pero tengo la solución! ¡Ya sé cómo arreglar este problema!

(más…)

¿Aprender a escribir? ¿Para qué?

Hace unos días un tipo, citando a otro tipo, decía en un artículo que el 99,9% de los talleres literarios son una estafa.

El artículo empezaba con este texto:

La semana pasada, Hanif Kureishi […] declaró que pagar dinero para aprender a escribir era un absurdo y que para eso sólo hacía falta leer buena literatura. Es un viejo debate, con una respuesta clara. Kureishi tiene razón.

Si te interesa el tema, aquí tienes una buena réplica.

No voy a darle vueltas al molino, porque este debate es agotador. Los argumentos que se suelen utilizar para justificar que los talleres no sirven para nada son los siguientes:

(más…)

Estilo, estilo, estilo.

Una vez, participando en un curso para aprender a escribir microrelatos (creo que ya lo he contado alguna vez), me dijeron que no había encontrado mi voz al escribir, que cuando me comunicaba por correo electrico, o en foros de Internet, solía ser mucho más distendido y ameno de lo que era escribiendo relatos.

Es decir, con otra palabras, me dijeron:

Con lo majo que pareces en el foro, hay que ver lo plomazo que son tus relatos.

Descripción gráfica de un relato mío.

(más…)

Escribiendo un libro: Recetas y aventuras

¡Pobres, pobres libros de aventuras!

 

¿Te das cuenta de que ya nadie escribe libros de aventuras?

No, no me he expresado bien. No digo “sagas”, digo “libros”, obras que se empiezan, se terminan y ya está. Una aventura, un libro. Sin “continuará”. Sin “orden de lectura”. La culpa de todo, como ya sabemos, la tiene Tolkien por escribir un libro tan grueso que se publicó en tres tomos y dio origen a las famosas trilogías.

¡Escuchadme, escritores noveles que no empezáis a escribir relatos, ni siquiera novelas cortas! ¡Escuchadme, todos aquellos que os sentáis a escribir una maldita y puñetera trilogía!

¡Las trilogías no existen! ¡Son los editores quienes separan los libros en volúmenes publicables!

De acuerdo, esto no es del todo correcto, pero la intención está clara, ¿verdad?

diario-trilogy

 

Mi diario: la trilogía… ¿Que no? Al tiempo.

(más…)

Página siguiente » « Página anterior