Archivo de la categoría: Escribir mejor

Ama al perseverante, desprecia al genio

Los genios, por lo general, son unos idiotas. No en el sentido intelectual, claro, sino social. No hay nadie tan antipático como aquel que no necesita esforzarse.

Tú conoces a unos cuantos. No me refiero a genios,sino a personas que logran sus objetivos sin esforzarse. El compañero del colegio que no estudiaba nunca y aprobaba sin hincar los codos, el niño de familia adinerada al que siempre le regalaban todo lo que quería, o el colega que tiene un talento natural para la danza y que, a su lado, tus clases particulares de baile de salón te hacen parecer un T-800 de la primera de Terminator.

Si es que bailas. Yo considero que el baile es una actividad que sólo debería estar permitida en la intimidad y en estado de embriaguez, así que a mí no me mires.

Seguir leyendo Ama al perseverante, desprecia al genio

Las historias se enfrían en tu cabeza

Las historias entran en tu cabeza, a veces de forma violenta y sin ninguna consideración. Abres un libro y, desde la primera página, su historia te atrapa, te secuestra y te aísla del mundo en el que vives.

Es eso lo que buscas, ¿verdad? Es la evasión y la diversión lo que buscas al leer, aunque al final lo que encuentras sea algo muy diferente.  A veces encuentras diversión, cierto, pero muchas otras veces te sientes triste, vacío y frío. Porque una de tus vidas se ha terminado.

Pero vamos a la intención: La evasión y la emoción de una buena historia. Motivos no nos faltan para querer evadirnos, ¿verdad? Hoy decidí no leer ningún periódico y, aun así, me he enterado de noticias que me producen náuseas. El mundo que hemos creado y que mantenemos es un infierno excepto para una minoría privilegiada, a la que pertenecemos tú y yo. Por eso leemos: porque queremos vivir en otro mundo.

tumblr_mmhetezjuB1r5gonto1_500

Abres un libro y su historia te ata de pies y manos. La devoras con avidez, modificas tus horarios para seguir leyendo, le entregas horas de tu sueño y, cuando alguien te dice “¿pero no vas a cerrar el libro de una vez?” le miras como si te estuviera hablando de sacrificar a un amigo.

Esto pasa con un buen libro, claro, y con un buen lector. Porque hay de otros tipos, no nos engañemos.  ¿Por qué se puede enfriar una historia?

-Porque el libro es malo. Puede ocurrir. La piel del Tambor, por ejemplo, es un libro que mucha gente dice que empeora según lo lees, aunque a mí no me lo pareció.

-Porque no está completo. Que se lo digan a los lectores aburridos de Canción de Hielo y Fuego. No he escrito  “aburridos lectores”, ojo.

-Porque lo dejas encima de la mesilla de noche y te dedicas a otras cosas. No eres mi amigo.

Leer es peligroso. Es cierto. La gente que no lee dice que la gente que sí lee se vuelve loca, como el tipo ese que se creía un caballero. Podía ser peor. leer_puede_ser_fatalSi eres un escritor, procura que la idea no se apoltrone en tu cabeza demasiado tiempo... Escribe tu historia lo antes posible y luego ya perfilarás los detalles y las correcciones, que es lo más tedioso y lento, con diferencia, de escribir.

Si eres un lector… Recuerda el mundo en el que vives y la oportunidad de escapar que te ofrecen los libros. No la desaproveches.

También puedes optar por cambiar el mundo, claro. Ese es otro tema.

Los ojos me sangran cuando te leo

Porque todos podemos cometer faltas de ortografía, pero unos más que otros.

Yo puedo cometer una falta de ortografía en este blog y quedaré fatal ante mis amigos, conocidos y seguidores pero, en fin, tampoco sois tantos y, al fin y al cabo, nadie me paga por escribir.

De momento. Hasta que sea un escritor rico y famoso.

Puestos a poner una fotografía de alguien riéndose, la prefiero a Ella.

También es comprensible que personajes famosos y ricos cometan faltas de ortografía. Que Kiko Rivera se haga un tatuaje y se quede sin tinta para las tildes, o que Belén Esteban escriba una carta plagada de faltas no es tan grave. Al menos ella es consciente de sus carencias y se disculpa por ello.

Lo que sí me parece muy feo es que personas relacionadas con la cultura, la política o con cargos públicos, metan una serie de patadas al diccionario y la gramática que parece que de pequeños jugaban al fútbol con sus libros de texto.

Por ejemplo.

Seguir leyendo Los ojos me sangran cuando te leo

¿Qué es turgente? -dices mientras clavas tu…

pupila en mi pupila azul.
¿Qué es turgente? ¿Y tú me lo preguntas?
Turgente… bueno, eso.

Lo siento, señor Bécquer, no quiero ser irrespetuoso, pero su poema (algo pastelero, todo hay que decirlo) me venía de perlas.

Y ¿a qué viene esta entrada? Porque hoy, de una vez por todas, he decidido desterrar de mi vida la expresión “turgentes pechos”.

Seguir leyendo ¿Qué es turgente? -dices mientras clavas tu…

La mala educación (por escrito)

Imagina que estás hablando con un amigo y, a la hora de despedirte, te das la vuelta y te vas sin decir nada.

Imagina que, cuando un cliente se acerca a tu empresa, le haces esperar mientras hablas del partido de fútbol con tus compañeros de trabajo.

Imagina que, en medio de una conversación, la persona que tienes enfrente COMIENZA A HABLARTE EN VOZ ALTA Y SINQuETU LE ENTIENDAS MUYBIEN LOQUEDICE.

Estoy hablando, por supuesto, de los asquerosos correos electrónicos.

Los email son una especie de híbrido entre una conversación informal y una carta ordinaria, y así nos va, que no sabemos cómo tratarlos. Están las personas que los redactan como si pagaran por cada letra que envían, y las que no diferencian entre “asunto del mensaje” y “cuerpo del mensaje”.

Imagen sacada de un libro de texto de quinto de primaria:

Antes se decía que comerse letras era “como si escribieras un sms”, pero ahora habría que decir “como si mandaras un whatsapp”, que es algo así como hablar estando muy borracho.

Seguir leyendo La mala educación (por escrito)